Aprende a reconstruir tu relación

Aprende a reconstruir tu relación

CUANDO UNA RELACIÓN, POR ALGUNA U OTRA RAZÓN TERMINA MAL, SIEMPRE PUEDE SER RECONSTRUIDA CON VOLUNTAD, PERDÓN Y ESFUERZO, ELEMENTOS ESENCIALES PARA SUPERAR CUALQUIER PROBLEMA.

18-07-2016 a las 09:23:43
364

La vida en pareja no es fácil: siempre hay obstáculos en el camino que pueden minar el futuro de la relación. Sin embargo, cuando hay voluntad y sobre todo amor, toda relación puede encontrar una solución adecuada a sus problemas y reconstruirse, siempre con esfuerzo y mucho trabajo de ambas partes.

El primer paso para reconstruir una relación dañada es el perdón, pues una vez que se logras perdonar estarás dejando ir todos los sentimientos negativos que te afectan a ti y a tu relación. Quizá sea uno de los puntos más difíciles, pero también es el más importante, pues logres reestablecer la relación de pareja o no, esto te permite cerrar un ciclo, que, de estar abierto, te puede mantener estancado.

Identificar si ambos tienen la voluntad de seguir en pareja y de esforzarse para no cometer los mismos errores es el segundo paso que hay en el camino para poder reconstruir tu relación, pues, aunque por mucho que una persona desee retomar la relación, si la otra persona ya no quiere, nada se puede hacer. La reconstrucción de una pareja sana es un trabajo de dos, así que si la otra persona quiere estar contigo, pero no pone nada de su parte para salir adelante, quizá es momento entonces de cerrar ese ciclo.

Un elemento fundamental a la hora de reconstruir una pareja sana es la comunicación, ya que por medio de ella se pueden aclarar todo tipo de mal entendidos que entorpecen la vida plena en pareja.

Ya que se ha dejado lo malo atrás y hay voluntad de por medio, el tercer paso será identificar qué es lo que salió mal para que la relación tuviera sus problemas. ¿Para qué hacer esto? La respuesta es muy sencilla: una vez que se conocen las causas por las que las cosas salieron mal, lo mejor será tratar de evitarlas en un futuro para no recaer en los mismos errores.

Como bien dice el dicho, Dios no te pone nada en el plato que no puedas comerte, por lo que toda dificultad realmente se puede solucionar, siempre y cuando se desee y se esté dispuesto a estar mejor con uno mismo y con su pareja.

Distingue una relación que tiene potencial y que se puede reconstruir, de una tóxica y problemática que vale la pena dejar ir.

Fuente: Revista CiudadYOGA

Fotografía: Luca Cinacchio

Publicidad

Redes Sociales

Contáctanos

revista@ofertashoy.mx

Revista Vivir Bien