Lo personal y lo laboral van separados

Lo personal y lo laboral van separados

HAY QUIENES ARRASTRAN LOS PROBLEMAS QUE TIENEN EN CASA O CON OTROS COMPAÑEROS A SU TRABAJO, LO CUAL PUEDE ENTURBIAR SERIAMENTE LAS RELACIONES DE TRABAJO

05-11-2016 a las 09:00:00
286

El trabajo se convierte en una segunda casa, pues más allá de compartir un espacio común con otras personas, convivimos con ellas, formamos lazos, invertimos tiempo y esfuerzo; por lo que el ambiente en el área laboral se convierte en una pieza fundamental para trabajar cómodamente, lo cual se puede ver reflejado incluso en la calidad y eficiencia de lo que se realiza.

Al ambiente de trabajo se encontrará en peligro principalmente por dos causas: la primera es porque hay personas que llevan sus problemas que tienen en su casa, con sus hijos, su pareja, el dinero, entre otros temas, a su trabajo, y lo expresarán de modo completamente negativo con quienes comparten este espacio laboral; lo segundo es cuando alguien llega a tener diferencias personales con alguien más dentro del trabajo, pero que, al no separar lo profesional de lo personal, sin duda, llega a afectar en cuestiones tan elementales como la comodidad dentro de la oficina hasta situaciones más complejas como el desarrollo del trabajo mismo.

Evita atropellar tu trabajo y el de los demás al arrastrar tus problemas personales a este campo. Respeta tu zona laboral y a todos con los que tienes la bendición de compartirla.

En lo que refiere al primer punto, hay que entender que las personas con las que compartimos espacio en la oficina no son culpables de los problemas que hay en casa, pues, aunque nos enojemos y desquitemos con los compañeros de trabajo, al volver a casa los problemas van a seguir ahí. En este caso, la solución estará en ponernos a pensar cuáles son los problemas que tenemos, en dónde se ubican y qué es lo que los está ocasionando, una vez hecho este análisis, busquemos separar una cosa de la otra, pues de cierto modo, arrastrar los problemas personales al trabajo es como infectar una cosa con otra.

Es cierto que muchas veces los problemas que llegamos a tener pueden ser muy grandes y que es imposible separar una cosa de otra; sin embargo, lo mejor será siempre buscar no afectar a los demás, pues además de hacer pesado el ambiente para uno mismo lo hacemos para todos, lo cual, bajo ninguna circunstancia es algo justo.

Sea grande o pequeño el puesto que ocupes, recuerda que todas tus acciones, desde el saludo hasta los modales tienen repercusión vital en el ambiente de trabajo. Más allá de cualquier ego, sé consciente de esto por respeto a tu trabajo y al de los demás.

En lo tocante al segundo punto, cuando hay asperezas con algún compañero de trabajo, hay que entender que uno entra al trabajo, valga la redundancia, a trabajar, no a hacer amistades; por lo que la primera responsabilidad de uno en esas circunstancias es la profesional, que se traduce en cumplir con el compromiso que uno tiene por lo que hace (independientemente de si se tiene o no algún problema con alguna persona).La madurez y el amor por el trabajo juegan un papel importante para poder trabajar con profesionalismo.

En dado caso de que exista este tipo de problemas, la mejor herramienta para poder solucionarlo es la comunicación,pues, como dice el dicho, hablando se entiende la gente. Si la situación parece demasiado áspera, el mejor remedio será concentrarse en el trabajo exclusivamente, y dejar esos problemas para otro momento en el que las cosas parezcan menos difíciles.

Hacer lo que a uno le gusta es una bendición, y que te paguen por ello aún más. Busquemos que esta situación se mantenga en las mejores condiciones por nuestra salud mental y profesional, pero también por respeto a la de los demás.

Fuente: CiudadYOGA

Publicidad

Redes Sociales

Contáctanos

revista@ofertashoy.mx

Revista Vivir Bien