Aumenta tu flexibilidad con estos consejos

Aumenta tu flexibilidad con estos consejos

CON EL PASO DE LOS AÑOS EL CUERPO PIERDE FLEXIBILIDAD, LA PRÁCTICA DEL EJERCICIO, EL ESTIRAMIENTO DEL CUERPO Y LLEVAR UNA ALIMENTACIÓN ADECUADA SON CLAVES PARA CONSERVAR Y MEJORAR LA FLEXIBILIDAD DEL CUERPO

31-10-2016 a las 09:00:00
368

Practicar ejercicio regularmente

La práctica del ejercicio habitual ayuda a que nuestro cuerpo se mantenga joven por más tiempo. El ejercicio mejora la circulación sanguínea y con ello la oxigenación de las células. Está demostrado que las personas que practican ejercicio habitualmente envejecen más tarde. Es importante mantener la movilidad de nuestro cuerpo para permanecer ágiles y con las articulaciones en perfectas condiciones, pues el ejercicio estimula el envío de nutrientes a las articulaciones, viéndose éstas más fortalecidas.

Añade yoga o pilates a tu rutina

Si seriamente quieres mejorar tu flexibilidad, agrega una clase de Yoga o Pilates a tu entrenamiento físico. Ambas disciplinas te ayudarán a estirar y fortalecer los músculos.

Enfócate en lo que quieres mejorar

Una rutina integral de ejercicios de estiramientos es útil para mejorar la flexibilidad, pero conviene enfocarse en los problemas específicos de cada cual debido a su estilo de vida. Por ejemplo, alguien que trabaje muchas horas sentado debe enfocar su estrategia de estiramiento en los músculos de la espalda.

Estírate

Los estiramientos son fundamentales para mantener nuestro cuerpo flexible. Debemos realizarlos antes y después de practicar ejercicio. En el caso de no hacer ejercicio debemos estirar igualmente. Los estiramientos sirven para descongestionar las fibras musculares, soltar los músculos y aliviarlos de la tensión producida por el ejercicio y la actividad cotidiana. Un buen estiramiento mantendrá nuestros músculos y articulaciones más jóvenes por más tiempo.

Tipos. Tenemos varias formas de elongar un músculo. Algunas de ellas son el estiramiento pasivo, activo, de ‘rebotes’ o balístico y el estiramiento llamado FNP o facilitación neuromuscular propioceptiva. Científicos han demostrado que una gran parte de los beneficios los podremos conseguir con el último método mencionado, sin embargo, necesitaremos de la ayuda de un profesional cualificado para la ejecución de esos movimientos. Así que para cuando no tengamos a nadie que nos pueda echar una mano, lo mejor será el estiramiento pasivo. El balístico es el más agresivo y el que más probabilidades tendremos de lesionarnos.

Intensidad. Este tipo de trabajo no consiste en utilizar la mayor velocidad de ejecución o la mayor fuerza posible, como en otras cualidades, sino todo lo contrario. Necesitamos que todos los movimientos sean controlados y con mucha tranquilidad. A nivel músculo-tendón podremos sufrir elongaciones o roturas si no ejecutamos bien los estiramientos. Toda persona es un mundo y cada uno puede llegar a estirarse hasta cierto punto, no debemos forzar nunca. No debemos sobrepasar los límites del dolor, así que la intensidad es algo subjetivo de cada individuo.

Tiempo. Una sesión de trabajo de la flexibilidad dependerá siempre de la cantidad de grupos musculares que queramos entrenar, así como de la técnica utilizada. Cada estiramiento deberá durar entre 15 y 30 segundos, de hecho un ejercicio de menor duración que esa no producirá aumento alguno en la flexibilidad. En cuanto a las repeticiones se recomiendan, generalmente, de 3 a 5 por cada serie de estiramientos de un mismo grupo muscular. No debemos sobrepasar esa cantidad o estaremos sobrestirando los músculos y tendones, pudiendo ocasionar lesiones.

Frecuencia. Como cualquier otra capacidad o habilidad, si no se entrena con asiduidad, ésta va decreciendo y se perderá casi por completo. Por ello, la flexibilidad es una capacidad física básica que debe trabajarse constantemente. Si entrenamos una semana y a la siguiente la dejamos de lado, podremos notar en la tercera semana que nuestra amplitud de movimiento ha disminuido considerablemente. Sin embargo ésta es una de la cualidades que más rápido podremos recuperar o mejorar. Recomendamos trabajar bien la flexibilidad al menos 3 veces en semana, como forma más efectiva.

Alimentación

Es muy importante consumir alimentos que ayuden a reforzar nuestras articulaciones y permitan mantenerlas ágiles y flexibles. Debemos ingerir alimentos como el pescado, ricos en ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 que ayudan a mejorar nuestra circulación y facilitar el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Otros alimentos como el curry o el jengibre son de gran ayuda, ya que contienen sustancias como la cúrcuma que tiene un efecto antiinflamatorio y ayudan a nuestro organismo a eliminar toxinas y líquidos, mejorando el estado de nuestras articulaciones y músculos y ayudando a su completa movilidad. Efecto similar tienen otras especias como la pimienta, o plantas como el té verde o la cola de caballo por mencionar algunas.

Fuente: mujerdehoy.com | vitónica | sportadictos

Publicidad

Redes Sociales

Contáctanos

revista@ofertashoy.mx

Revista Vivir Bien