Combinaciones alimenticias que debes evitar

Combinaciones alimenticias que debes evitar

COMBINAR LOS ALIMENTOS DE FORMA INADECUADA DIFICULTA LA DIGESTIÓN Y, CON ELLO, SE ROBA ENERGÍA A NUESTRO ORGANISMO

29-10-2016 a las 10:00:00
396

Claves para una mejor digestión

Algunas combinaciones de alimentos son fáciles de digerir, nos aportan energía y nos sentimos en plena forma porque absorbemos un máximo de nutrientes. Sin embargo, otras combinaciones pueden ser un desastre para nuestro aparato digestivo, nos producen gases, hinchazón y malestar intestinal. Cuantos menos alimentos distintos mezclemos mejor haremos la digestión.

Una mala digestión, además de impedir de aprovechar todos los nutrientes, nos va a hacer sentirnos más cansados. Por eso, si sientes cansancio con frecuencia a pesar de dormir las horas necesarias puede ser debido a una alimentación inadecuada. Prueba a cambiar tu dieta durante una o dos semanas a ver cómo reacciona tu cuerpo: aumenta la ingesta de frutas y verduras y combina los alimentos de forma adecuada para que tu digestión sea óptima y para evitar que tu organismo se intoxique o haga esfuerzos innecesarios.

Desde el momento en que tenemos el plato delante y nos acercamos la cuchara o el tenedor a la boca, nuestro cerebro envía señales a nuestro sistema digestivo para indicarle cuánto y qué tipos enzimas y jugos gástricos se van a necesitar. Cada tipo de alimento requiere un tipo de digestión distinto, si los alimentos no se combinan adecuadamente estos pueden fermentar o alargar la digestión, produciendo molestias, gases tóxicos que perjudican a nuestro organismo.

La digestión empieza en la boca

La enzima ptialina o amilasa sirve para degradar el almidón y convertirlo en azúcares simples, que luego serán glucosa que, una vez absorbida dará energía a nuestro organismo. Esta enzima es excretada por las glándulas salivares y el páncreas. Cuando se consumen al mismo tiempo alimentos ácidos, como tomates, limones, naranjas, vinagre o bebidas alcohólicas, éstos impedirán la acción correcta de la amilasa. La digestión del almidón que se inicia en la boca no tendrá efecto. La digestión de esos alimentos necesitará más tiempo y energía. Cuanto más perfecto sea el trabajo de masticación, menos trabajo tendrán otros órganos de nuestro aparato digestivo como el intestino y el páncreas, además, se aprovecharán mejor los nutrientes y la digestión será más fácil.

Beneficios de una correcta combinación de los alimentos

Una buena combinación de alimentos nos ayudará a sentirnos bien y a mejorar nuestra salud en general, también evitará que necesitemos tomar medicamentos para aliviarnos tras una pesada digestión y, además,

  • Al evitar que los alimentos fermenten en el intestino, reduciremos la sensación de hinchazón, dolores de estómago y gases
  • Al ser más eficiente la digestión tendremos menos acidez estomacal
  • Absorberemos mejor todos los nutrientes por lo que nuestro cuerpo se reforzará nuestro sistema inmunológico y estará mejor nutrido
  • Nos sentiremos con más energía, más jóvenes, al evitar la mala digestión también evitamos las toxinas que se produce
  • Controlaremos mejor nuestro peso, ya que los alimentos adecuadamente combinados se asimilan y metabolizan mejor reduciendo la probabilidad de almacenar grasas innecesarias

Claves para combinar mejor los alimentos

Equilibrar los alimentos alcalinos y ácidos

Equilibrar la alimentación con 80% de alimentos alcalinos y 20% de alimentos ácidos. Esto se consigue comiendo mucha fruta y verduras, privilegiando las proteínas vegetales y cereales integrales y consumir mucha menos carne, pescado, queso y huevos.

No mezclar alimentos ácidos con carbohidratos

La combinación de ácido y almidón es muy rara en la naturaleza. Los ácidos de la fruta no sólo dificultan la digestión de los hidratos de carbono sino que también favorecen su fermentación.

La mayoría de las frutas ácidas (naranjas, limones, mandarinas, pomelos, piñas) liberan su contenido en fructosa rápidamente y necesitan poca digestión si se consumen solas, sin embargo, inhiben la digestión de los hidratos de carbono.

Los tomates no deben combinarse con alimentos ricos en almidón (patatas, maíz, arroz). Se pueden comer con verduras y alimentos grasos. Los tomates son ricos en ácido cítrico, málico y oxálico, dichos ácidos impiden la digestión de los almidones.

Cuando se sufre de acidez de estómago, se debe evitar la ingestión de alimentos ricos en almidón. Fermentan en el intestino e intoxican el organismo.

El arroz con tomate no son una buena combinación.

Comer los alimentos de fermentación rápida como las frutas, solas, mejor en ayunas o entre las comidas, al menos 30 minutos antes de consumir otro alimento. Muchas frutas fermentan rápidamente, como ciruelas, mangos, papayas, fresas, sandías y melones, deben comerse sin ser mezcladas con otros alimentos.

  • Alimentos ricos en carbohidratos: Pan, patatas, guisantes, legumbres en general, plátanos, arroz, pasta, maíz
  • Frutas ácidas: Limones, limas, naranjas, mandarinas, pomelos, piñas, fresas, arándanos, cerezas…

Las proteínas animales, mejor con verduras sin almidón

La carne, aves, el pescado, queso y los huevos necesitan grandes cantidades de ácido en el estómago y una digestión larga (unas 3 horas). Es mejor comerlos solos o acompañados de verduras sin almidón, de preferencia frescas, como una ensalada.

  • Alimentos ricos en almidón: Arroz, alcachofas, zanahorias, nabo, remolacha, maíz, avena, guisantes, patatas, boniatos, trigo, calabaza, castañas
  • Verduras sin almidón: espárragos, brócoli, col, coliflor, apio, pepino, ajo, judías verdes, verduras de hoja verde, algas, calabacín

Por ejemplo, evitar el pollo con arroz o la pasta con salsa de tomate y carne.

Comer los alimentos ricos en almidón solos o con verduras

Los alimentos ricos en almidón (maíz, arroz, patatas, pasta en general) pueden combinarse con todo tipo de verduras con o sin almidón o legumbres. Legumbres con verdura, combinan bien pero no con carne.

Los alimentos de digestión rápida siempre se comen solos

Melones y sandías comer siempre solos. Y toda la fruta en general.

Consumir pocos carbohidratos refinados

Reducir el consumo de carbohidratos refinados (harina, pasta, arroz). Preferir los cereales completos o semi-completos y el pan integral para aprovechar todas sus propiedades nutricionales ya que la mayoría se pierden durante el proceso de refinado o blanqueo. Las frutas que no fermentan con facilidad como los plátanos, la manzana o el coco, se pueden combinar con carbohidratos de liberación lenta como la avena y el mijo.

Dar tiempo al cuerpo a despertarse

Darle tiempo al cuerpo a despertarse. Es preferible no ingerir comida inmediatamente después de despertarse. Empezar rehidratando el organismo con un vaso de agua y luego comer algo de fruta fresca y sola, en forma de fruta entera, zumo natural o compota (sin azúcares añadidos). Asearse y luego desayunar, eso permite dejar un tiempo a nuestro cuerpo a que se active tras las horas de descanso, a que la fruta se digiera antes de ingerir el resto de los alimentos que compondrán el desayuno que puede estar compuesto de carbohidratos como pan integral o muesli con una bebida vegetal enriquecida con calcio. Los estimulantes como el té o el café se pueden tomar en último lugar o más tarde, a media mañana.

Si quieres adelgazar no bebas vino

El cultivo de la uva utiliza una gran cantidad de productos fitosanitarios, pesticidas y fungicidas. Algunos de esos productos acaban en la barrica y el vino tradicional contiene restos de productos químicos y sulfitos. Algunos médicos recomiendan el consumo moderado de vino tinto por su contenido en taninos, que tienen poder antioxidante. Por ello, si se desea tomar vino con la comida éste será de cultivo ecológico (bio) y en pequeña cantidad, 100 a 200 ml como máximo dependiendo del peso de la persona. Según un estudio reciente de la Universidad de Indiana, beber vino con la comida aumenta la ingesta de calorías. Además de las calorías suplementarias que contienen las bebidas alcohólicas, su consumo antes o durante la comida estimula el hipotálamo, actúa como aperitivo abriendo el apetito y respondiendo con mayor sensibilidad al olor de los alimentos. Las mujeres son especialmente sensibles a sus efectos.

¿Cuánto tiempo se tarda en digerir cada alimento?

Cada tipo de alimento necesita un tiempo de digestión, además, si los alimentos se combinan adecuadamente se digieren en menos tiempo.

Tiempo medio de digestión de algunos alimentos:

  • Agua: 0-10 minutos
  • Zumo de fruta o verdura: de 15 a 30 minutos
  • Fruta entera: de 30 a 60 minutos
  • Frutos secos: 2,5 a 3 horas
  • Melones: de 30 a 60 minutos
  • Brotes: 1 hora
  • La mayoría de las verduras: de 1 a 2 horas
  • Los granos y legumbres: de 1 a 2 horas
  • Carne cocida y pescado: de 3 y 4 horas o más
  • Mariscos: de 4 a 8 horas o más

Fuente: Libre de Lácteos

Publicidad

Redes Sociales

Contáctanos

revista@ofertashoy.mx

Revista Vivir Bien